Lutz Campus

18333 Exciting Idlewild Blvd.
Lutz, FL 33548

Idlewild at The Springs

8209 N 19th St
Tampa, FL 33604

Iglesia Bautista Idlewild

Main Campus, Student Building, Hall 2
 

Día 16 – Correr con perseverancia

Día 16 – Correr con perseverancia

Correr con perseverancia

Jim Maxim

Y corramos con perseverancia la carrera que nos ha sido señalada, puestos los ojos en Jesús, el precursor y consumador de la fe.

-Hebreos 12:1-2

No nos desanimemos en hacer el bien, porque a su tiempo segaremos, si no nos cansamos.

-Gálatas 6:9

 

“Corramos con perseverancia”. El diccionario en línea de Oxford define la perseverancia como” la cualidad de continuar intentando alcanzar un objetivo particular a pesar de las dificultades para mí, perseverancia y persistencia significa no rendirse, pero también significan tomarse tiempo. ¿Cómo vamos a vivir una vida abundante en Cristo y ser vencedores espirituales si no nos tomamos el tiempo necesario?

Muchos cristianos son espiritualmente débiles porque no toman el tiempo para ministrar a Dios. Piensan que diez minutos rápidos de oración es suficiente para vencer las fortalezas demoníacas contra un enemigo que pasa su tiempo buscando a los débiles para devorarlos. Necesitamos tiempo para conocer a Dios, tiempo para adorarlo, tiempo para dedicarle, tiempo para glorificarlo. ¿Por qué? Porque Él es digno de alabanza, y le agrada. Dios Todopoderoso se complace cuando nos tomamos el tiempo para acudir a Él y luego interceder por la liberación de alguien que necesita desesperadamente la libertad.

Entiendo que orar por la liberación de alguien con una fuerte atadura es una de las cosas más difíciles que hacemos. El mayor reto de la vida cristiana es estar presente cada día. Estar en la brecha por aquellos en esclavitud es uno de los trabajos más difíciles del mundo.

Alabado sea Dios, ¡muchas veces he experimentado la alegría y el agradecimiento que resultan cuando las oraciones perseverantes se hacen realidad! Puedo regocijarme con un ser querido, un amigo, o incluso un amigo de un amigo que ha sido liberado.

También sé lo que es estar en intercesión por alguien durante años y enfrentar el desaliento mientras continúo sirviendo a Dios hasta que veo el avance. He sostenido en mis brazos a personas que temblaban y gritaban por la adicción a las drogas. He sostenido a los seres queridos de alcohólicos mientras veían morir a su ser querido en las garras de la adicción. He visto de primera mano la devastación de la vida de una persona controlada por fuerzas ajenas a ella. Sí, ellos tomaron la decisión de participar en las sustancias que finalmente tomaron el control de sus vidas. No, nadie está obligado a dejar que esto ocurra. No, el diablo no les obligó a hacerlo; fue una elección. Pero Dios todavía está allí en Su amor, misericordia y poder para liberarlos de las garras de la oscuridad espiritual. Y Él todavía nos está llamando a estar en la brecha en oración para luchar por las fortalezas que deben ser vencidas en sus vidas. Si te presentas a adorar a Dios, Él te encontrará allí. Incluso cuando el desánimo amenaza, Dios nunca me ha dejado solo.

Si quieres ser un soldado de la cruz, entonces tienes que tomar tus armas y estar dispuesto a luchar. Si no lo haces, entonces la guerra que

Si no lo haces, entonces la guerra en la que te encuentras continuará derribándote. La guerra espiritual es justamente eso: es una guerra. A veces el cansancio es real. Sus pensamientos están dispersos; sus emociones son atacadas. Pero Dios será fiel para refrescarte en Su Espíritu y Su Palabra si vienes a Él con fe, si vienes a Él y adoras.

Esto me lleva de nuevo a la cuestión del tiempo. ¿Cómo vas a tener esa clase de fe viva en tu corazón si no pasas tiempo en Su presencia y en Su Palabra? ¿Cómo conocerás la Palabra si no pasas tiempo en ella? ¿Cómo conocerás a Dios si no pasas tiempo con Él?

Necesito la presencia de Dios para activar mi fe. Lo hago aceptando Su invitación a pasar tiempo con Él cada día. La verdad es que si Dios todopoderoso no me equipara diariamente mientras estoy en Su presencia, no podría servirle. El deseo de mi corazón de interceder por otros, y enseñar a otros a orar y hablar la Palabra sobre aquellos en cautiverio, viene de Dios. En esa voz quieta y pequeña, Él me dice: “Vamos, Jim, veo la angustia que tienes por tu ser querido. Veo los problemas que tienes en el negocio. Lo tengo resuelto para ti si estás dispuesto a pasar tiempo conmigo”.

 

ANÍMENSE UNOS A OTROS DIARIAMENTE

Animaos los unos a los otros cada día, entre tanto que se dice “Hoy”, para que ninguno de vosotros se endurezca por el engaño del pecado (Hebreos 3:13)

Y considerémonos unos a otros para animarnos en el amor y en las buenas obras, no dejando de congregarnos, como algunos tienen por costumbre, sino animándonos unos a otros; y tanto más, cuanto veis que aquel día se acerca.   (Hebreos 10:24-25 nasb)

El miedo, la duda y la incredulidad son los ataques favoritos del enemigo contra todos nosotros. Cuando ministramos a pastores en todo el país, esa es la cosa número uno que viene contra ellos. Satanás trata de decirles que no están haciendo nada por Cristo, que no tienen nada que ofrecer a nadie, y que su ministerio no está logrando nada. Sé que mucha gente piensa que los pastores no se desaniman. Esto no podría estar más lejos de la verdad. El desánimo es la cosa más grande que Satanás usa en contra de aquellos en el ministerio.

¿Es eso lo que Satanás está usando en contra de usted mientras presiona a Dios y Su Palabra durante estos veintiún días? No hay nada que Satanás no haga para tratar de desanimarnos. La manera de combatir el desánimo está revelada en la Palabra de Dios. La Biblia nos dice que renovemos nuestras mentes diariamente, que busquemos a Dios en oración diariamente, que nos pongamos la armadura diariamente, que sostengamos el escudo de la fe diariamente, y que nos animemos unos a otros diariamente mientras todavía se llame ¡Hoy!

Ahora mismo, vamos a ponernos en primera línea de batalla por nuestros seres queridos. Vamos a orar, “Padre, estoy aquí porque Tú me dijiste que viniera. Me dijiste que pidiera y siguiera pidiendo. Me dijiste que perseverara. Me dijiste que intercediera. Me dijiste que clamara a Ti, que me pusiera en la brecha, que hiciera mi parte y que estuviera en Tu gloria y Tu poder”. Únete a nosotros para orar el día 16 en www.pray21days.com o www.strategicrenewal.com/21days.